Publicado el

Cómo conservar correctamente el queso fresco

La mayor parte de los alimentos necesitan mantener un temperatura controlada para su conservación, por ello mantener la cadena de frío es necesaria para controlar los intervalos de temperatura durante la producción, transporte, almacenamiento, venta y por último, conservación en el hogar.

Es imprescindible que en el queso fresco se realice una pasteurización previa de la leche ya que este es el principal sistema de prevención de los patógenos . Por ello, su refrigeración es muy importante para evitar la multiplicación de bacterias de riesgo. Debe mantenerse de forma constante la cadena de frío sin que lleguen a producirse rupturas de la misma ya que produciría alteraciones en la calidad y lo más importante,  pueden aparecer riesgos de intoxicación.

queso-fresco-conservacion

A la hora de comprar queso fresco

Cuando llega la hora de hacer la compra en el supermercado, conviene tener en cuenta una serie de detalles para estar seguros de comprar un producto en perfectas condiciones para su consumo.

  • Observar que el mueble frigorífico donde se expone el producto enfría correctamente.
  • Siempre revisar la fecha de caducidad o vencimiento. No es imprescindible coger siempre el de fecha más larga, depende del momento en el que se vaya a consumir.
  • Por si acaso, revisar que el paquete esté en perfectas condiciones, que no tenga roturas ni golpes que le provoquen pérdidas de líquido.
  • Por último, lo ideal es añadir el queso fresco al final de la compra.

Conservación correcta del queso fresco

Por lo general, los quesos de ‘pasta dura’ deben conservarse entre los 8 y 12ºC, los de ‘pasta blanda’ entre los 4 y 8ºC y el queso fresco debe conservarse en 4ºC, y la mejor ubicación en el frigorífico es la parte alta.

A diferencia de otro tipo de queso, al no haberse sometido a procesos de maduración y curación, su tiempo de conservación es mucho más corto, por ello es muy importante conservarlo correctamente para disfrutar de todo su sabor:

  • El queso fresco siempre debe conservarse en frigorífico, nunca a temperatura ambiente. Como indicamos anteriormente, es recomendable guardarlo en la parte alta junto a los yogures y productos lácteos.
  • En su envase ‘de fábrica’ se mantiene perfectamente, con todas sus características hasta la hora de su consumo. Pero si compras queso fresco al corte es recomendable envolverlo en papel de estraza (o similares) en un recipiente de cristal o plástico, y no conservarlo en la envoltura del establecimiento donde se compró.
  • ¿Cuándo lo vas a consumir? Hazte esta pregunta a la hora de comprarlo por su corta fecha de caducidad. Te recomendamos comprarlo en pequeñas cantidades y para un consumo próximo y, así conservará todas sus propiedades y sabor.


Para finalizar, algo tan sencillo como unas sencillas sugerencias para la hora de la compra para casa. Desde Palancares Alimentación te sugerimos dejar para el final los productos refrigerados que vayas a comprar y para el trayecto hasta casa, es muy recomendable llevar siempre una bolsa isotérmica. Ya en casa, lo primero que debes sacar y guardar de tu compra son los productos frescos.

 

Nueva llamada a la acción