Publicado el

Sugerencias para elaborar un aperitivo crujiente con queso de cabra

Si os gusta el queso y, os encanta el queso de cabra, con esta sugerencia para preparar un aperitivo crujiente con queso de cabra os va a encantar mucho más.

En esta ocasión no vamos a sugeríos ideas de aperitivos clásicos con queso de cabra  sino más bien algo más original, aunque sea un picoteo sencillo. Tan sólo con imaginar queso de cabra empanado… exterior crocante e interior fundente… ¡apetitoso! Y si ya lo acompañamos con salsas o presentamos decorado, por ejemplo, con cebolla caramelizada… ¡exquisito!

queso-cabra-frito

bolitsa-quesofundido

No vamos a realizar una típica publicación para una receta porque la elaboración de este tipo de aperitivo es muy sencilla, donde lo principal es freír el queso, para lo cual desde Palancares os vamos a hacer unas cuantas sugerencias, pero muy importantes para conseguir un ‘aperitivo perfectamente crocante’ y el resto son acompañamientos para presentar el plato de una forma más sugerente, y deliciosa, por supuesto.

 

Ingredientes para el queso de cabra crujiente

Queso de cabra, harina, pan rallado, huevo, sal y aceite de oliva virgen

  • Si utilizamos pan rallado de ajo y perejil incluso podemos aportar más sabor al queso.
  • En lugar de porciones también se pueden hacer bolitas, amasando con las manos.

 

Recomendaciones para elaborar el queso crujiente

  • ¡Muy importante! Que el queso de cabra se mantenga en el frigorífico hasta llegado el momento de rebozarlo y freírlo, aunque también sugerimos que se fría justo antes de servirlo para conseguir un toque óptimo de la cremosidad del queso sin llegar a fundirse. En algunos sitios incluso sugieren introducir las porciones cortadas en el congelador unos minutos antes de freír.
  • Recomendaciones para el frito:
    • Pasar primero por harina cada porción, luego por el huevo batido y después con el pan rallado, y repetir de nuevo el proceso hasta dos veces, para lograr que se forme una gruesa capa de rebozado.
    • Freír en abundante aceite y muy caliente, para evitar que se derrita el queso.
    • Se fríe por ambos lados, dando la vuelta con mucho cuidado y cuando estén bien dorados por cada lado, sin llegar a quemarlos.
    • Al sacarlo del aceite, dejar escurrir sobre papel absorbente.

 

Sugerencias de presentación

Para conseguir un contraste especial, se pueden servir con cebolla caramelizada por encima. También se suele acompañar con mermelada de tomate y lo más típico es con mermelada de frutos rojos e incluso con miel. Otras opciones menos habituales son mermelada de zanahoria o de higos.

 

En Palancares os sugerimos tomarlo templado, no caliente, y no esperar demasiado a que el queso se funda, aunque eso ya es cuestión de gustos. ¿No creéis?

 

Nueva llamada a la acción